sábado, 14 de julio de 2018

EL HORIZONTE DE MACRI

Para Macri, este es el horizonte: ajustar ahora, aguardar una recuperación después y hacer lo posible para que no reverdezca el carisma peronista.

Como se observa, esta hipótesis corresponde al nivel de la táctica, no de la estrategia. Porque no sabe, porque no puede o porque no quiere, el Gobierno renunció a un proyecto ambicioso, que involucre al conjunto de la clase dirigente en un programa más abarcador.

Si el supuesto cíclico del Gobierno se cumpliera, es posible que alcance la reelección. Pero falta mucho y el panorama luce incierto. El malestar no solo es económico, sino también sociológico. Las capas medias y bajas de la sociedad están experimentando un desengaño y una ausencia de rumbo de consecuencias imprevisibles para la democracia: semejan un enorme fragmento que se siente a la deriva, navegando como un témpano desprendido del continente.

EDUARDO FIDANZA, LA NACIÓN DE HOY.-

No hay comentarios: