viernes, 5 de agosto de 2016

UN BENEFICIO DEL BREXIT

Londres ya no es la ciudad más cara del mundo para vivir y trabajar, tras caer al tercer lugar, detrás de Nueva York y Hong Kong, después de dos años y medio en la cima, según la agencia inmobiliaria Savills. El abaratamiento de la capital inglesa se debió a la devaluación de la libra esterlina y el enfriamiento de su mercado de bienes raíces, tendencias que se aceleraron luego del referendo sobre el brexit.

THE WALL STREET JOURNAL AMÉRICAS DE HOY.-

No hay comentarios: