domingo, 24 de mayo de 2009

EL INSPECTOR MORSE SOBRE WAGNER, LA VIDA Y LA MUERTE

"Deberías perseverar con Wagner, Lewis, trata sobre la vida y la muerte, lo único importante"

El inspector Morse al sargento Lewis, en el último capítulo de la serie "Inspector Morse", poco antes de morir en la ficción y en la vida real.-

miércoles, 20 de mayo de 2009

SOCIOLOGIA DEL ARTE

En la primera página de La Nación de hoy se publica un interesante -al menos para mí- reportaje a la socióloga canadiense Sarah Thornton (1965) a propósito de la reciente publicación en Argentina de su último libro "Siete días en el mundo del arte"

Desde el vamos me interesó su metodología de trabajo, que no vacilaría en considera weberiana: según la entrevistadora Juana Libedinsky, Thornton "se convierte tanto en observadora como en parte de la escena que retrata"

Su objeto de estudio es el arte contemporáneo y sus visiones sobre el mismo, terminantes: "El arte no es ciencia. Explora el mundo a través de lo irracional...Después de mirar muchas obras, uno debe preguntarse: ¿Es esto intrigante? Si no lo es, hay que pasar a la obra siguiente. Hay una enorme producción en el arte contemporáneo. Hay que buscar la que tiene significado para uno"

Pero si lo anterior está vinculado con la observación, no menos filosas son sus ideas relacionadas con los valores: "El arte contemporáneo es algo de lo que a menudo se habla en términos de una creencia o un credo, y, en efecto, son obras que frecuentemente requieren cierta fe en ellas de parte del observador. Existen muchos paralelos entre arte y religión. Ambos, en el mejor de los casos, están en busca del significado, la belleza y la epifanía de la vida "

En cuanto a los variados y múltiples participantes en esta experiencia cultural -los artistas, el público en general, los coleccionistas, los galeristas, los críticos, los curadores, los departamentos de arte de las universidades, las maestrías en bellas artes, los premios, las ferias, las bienales, los museos, los medios- y su poder, para Thornton "El mundo del arte está lleno de facciones en guerra. Es mucho más intensamente jerárquico que las culturas juveniles que giran alrededor de los boliches" (El primer libro de Thornton "Club Cultures" de 1996 gira sobre el submundo de las discos de Londres y es considerado un clásico en la materia)

Entre algunos de los grandes mitos que Thornton quiso desterrar con su obra están aquel según el cual el gran arte y los grandes artistas surgen de la nada y el que sostiene que el mundo del arte no es sobre el arte: en cuanto al primero, según su visión, los grandes artistas surgen como consecuencia de la interacción de un ejército de otras personas y en lo que se refiere al segundo, sostiene que "Todas las subculturas del mundo del arte son sobre el arte, pero abrazan distintas definiciones de lo que es el arte y tienen distintas maneras de valorarlo"

Si bien Thornton escribió su libro antes de la presente crisis económica, ello no le impide formular una lúcida visión sobre el momento actual del arte moderno post-crisis:
"Ahora es un mercado para compradores, asique el balance de poder entre galeristas y coleccionistas se ha invertido. Los coleccionistas...ya no tienen que esperar en fila y rogar para comprar obras de los artistas más calientes"

En cuanto a las perspectivas futuras, si bien admite que
"...el mundo del arte se ha vuelto más pequeño y más lento, la mayor parte de las personalidades y las estructuras siguen igual. Los galeristas son galeristas, los artistas siguen trabajando y los curadores siguen colgando las obras" Afortunadamente...


Aviso parroquial: A los que les interese el tema, en mi blog amigo "Te cuento los setenta" publico un post sobre Emilio Pettoruti, uno de nuestros primeros pintores vanguardistas.-

LA GUERRA QUE PUDO HABERSE EVITADO

La historia fue como fue, pero pudo haber sido de otra manera...


Dedicado a Marcos Cattáneo



Esta entrada tiene como fin demostrar como un hecho médico casual pudo haber cambiado el curso de la historia, y tal vez haberle evitado al mundo el baño de sangre que fue la primera guerra mundial. Ustedes, los lectores, en última instancia dirán si los convencí o no.

A continuación, los hechos y el desenlace.

En 1858 la hija mayor de la reina Victoria de Inglaterra, de su mismo nombre, se casó con el heredero del trono de Prusia, el príncipe Federico . Fue este un matrimonio por amor, pero también debido a una razón de estado.En efecto, se consideraba que era solo una cuestión de tiempo que Prusia encabezara el Imperio Alemán, por lo que la unión de las casas reinantes de ambos países a través de esa boda, cimentaría fuertes lazos entre Londres y Berlín.

Casi veinte años después, en 1887, Federico, ahora heredero del Imperio Alemán visitó Londres para el jubileo de su augusta suegra. Allí la reina Victoria pudo comprobar el aprecio de sus súbditos hacia su yerno, quien cabalgando detrás de la carroza real con el resto sus familiares políticos, había recibido aclamaciones del pueblo inglés, que le gritaba Lohengrin a su paso.

Durante el invierno de ese año Federico comenzó a sufrir de una ronquera persistente. Su suegra envió desde Londres para que lo revisara al eminente laringólogo inglés Morell Mackenzie (1837-1892), uno de los mayores especialistas mundiales en la materia, y de gran destreza en el uso del laringoscopio, de reciente invención.

La llegada del destacado especialista inglés a Berlín creó desde el vamos un entredicho con sus colegas alemanes, pues era sobreentendido allí que la salud de la familia imperial alemana era responsabilidad de la sanidad militar. Pero debido a la insistencia de la esposa inglesa del príncipe, Mackenzie comenzó a tratar al paciente. Mientras que los médicos alemanes habían diagnosticado un cáncer de laringe, y optaban por una solución quirúrgica, su colega inglés no estaba de acuerdo, y se basaba en que en las muestras de tejido obtenidas por él y analizadas por el prestigioso patólogo alemán Virchow eran negativas en tal sentido.

Con esa evidencia, Mackenzie continuó tratando al paciente, quien mejoró, pero al poco tiempo tuvo una recaída, confirmándose -ahora sí- el diagnóstico de cáncer, muy avanzado, por lo que se le practicó por médicos alemanes una traqueotomía.

Mientras tanto el emperador Guillermo I había fallecido y el enfermo Federico fue coronado emperador alemán como Federico III, falleciendo por una infección originada en su traqueotomía noventa y nueve días después.

La opinión pública alemana, azuzada por el ejército, condenó por la muerte del emperador a Mackenzie y a la emperatriz, de ideas liberales como su esposo, y a quien además consideraban una espía inglesa, debido a su nacimiento.

Mackenzie escribió un libro en el que, para defenderse, criticaba a los médicos alemanes por la forma en que habían practicado la cirugía. Esto no solo aumentó su descrédito en Alemania, sino que también en Londres sus colegas lo censuraron por el contenido de lo obra, perdiendo su reputación, su clínica y sus pacientes, falleciendo poco tiempo después.

El ejército alemán cerró filas alrededor del nuevo Emperador Guillermo II - que pese a ser el nieto mayor de la reina Victoria, era fuertemente antibritánico, ya que consideraba que Inglaterra se oponía al engrandecimiento del imperio alemán- quien mantuvo con su madre -convencido de que era una agente británica- una difícil relación durante el resto de la vida de la emperatriz viuda -la llamaban burlonamente la Emperatriz de Federico-.

La emperatriz se retiró a una casa de campo, desde donde mantuvo una profusa correspondencia con su madre en Londres, la que era prolijamente interceptada por el servicio secreto alemán.


A partir de la coronación del nuevo Káiser, los caminos entre ambas potencias se separaron, encontrándolas en bandos opuestos durante la gran guerra de 1914-18, pese a que los soberanos de ambos países eran primos hermanos...

¿Que hubiera pasado con la historia europea si Mackenzie hubiera obtenido tejido canceroso en su exámen inicial de la laringe del futuro emperador alemán, tratándolo prestamente por esa dolencia?



















miércoles, 13 de mayo de 2009

SOBRE LAS INQUINAS PERSONALES

"...a decir verdad, carecer de inquinas personales es algo noble y muy raro. Puede decirse que es la antítesis de lo animal"

Lytton Stratchey, escritor inglés, (1880-1932)

viernes, 8 de mayo de 2009

LA DANZA DE LOS MILLONES

Finalmente se ha producido la fumata y la Reserva Federal norteamericana ha informado sobre las necesidades de capital que requerirían las 19 entidades financieras más grandes del país, para soportar nuevos quebrantos, en el caso que las condiciones de la economía continuaran siendo desfavorables de aquí a 2010, aumentando en consecuencia la morosidad de sus carteras.

De ellas 10 necesitarían ser recapitalizadas y 9 no.

El número mágico totaliza U$S 75.000 millones, de los cuales casi la mitad, U$S 34.000 afectan al Bank of America; Wells Fargo necesitaría U$S 13.500 millones y GMAC, el brazo financiero de General Motors U$S requeriría 11.500 millones. De modo que solo estas tres entidades representan casi el 80% del déficit estimado de capitalización.

Cabe destacar que Bank of America y Wells Fargo fueron de los más activos compradores de bancos que quebraron virtualmente durante el año pasado, lo que denota la desesperación con que dicho proceso se llevó a cabo durante la anterior gestión republicana, especialmente en el caso de la adquisición de Merrill Lynch por Bank of América, por la que esta última entidad ya recibió por esta operación apañada ayuda adicional del gobierno por U$S 138.000 millones, entre créditos y garantías, además de la que recibió junto al resto de sus colegas.

Citigroup, uno de los bancos con mayores problemas desde que estalló la crisis de la hipotecas de alto riesgo, solo necesitaría U$S 5.500 millones, pero hay que tener en cuenta que, a diferencia de la mayoría de sus colegas, esta entidad también requirió y recibió dos salvatajes gubernamentales, lo que llevó a que el gobierno americano posea más del 30% del capital del mismo.

Finalmente entidades como Goldman Sachs, American Express y JP Morgan Chase no requerirían capital adicional.

De confirmarse las necesidades de nuevo capital, es una incógnita la receptividad que las mismas tendrán por parte de los inversores privados, considerando las pérdidas sufridas por los mismos en operaciones similares al comienzo de la crisis y antes de la quiebra de Lehman Brothers -especialmente por parte de los llamados fondos soberanos- pero lo que es seguro, es que las mismas licuarán las tenencias de los actuales accionistas, como ya lo han comprobado los de Citigroup.-



viernes, 1 de mayo de 2009

INSTRUMENTOS QUE EJECUTABAN GRANDES DIRECTORES DE ORQUESTA DEL SIGLO XX

Si uno quiere dirigir, dirige...

Sir Georg Solti


La categórica definición que abre el presente ratifica que -como en el caso de Solti- se puede ser un gran director de orquesta -el fue uno de los más grandes de la segunda mitad del siglo XX-sin haber estudiado nunca dirección orquestal.

Pero lo que es común a todos los conductores es que estudiaron música y ejecutaban algún instrumento musical.

Hace un tiempo decidí investigar cual era el que tocaban algunos grandes directores del siglo XX. Como me lo imaginaba a priori el piano -el instrumento musical por autonomasia del romanticismo y de la burguesía- encabeza las posiciones, seguido del violín, pero hay otros sorprendentes.

Comparto con ustedes mis hallazgos, y quedo a la espera de cualquier contribución que agrande la lista, no he encontrado datos por ejemplo de los eminentes Karl Böhm, Erich y Carlos Kleiber, Seiji Ozawa y Pierre Boulez.

Arturo Toscanini (1867-1957) Violoncello

Serge Koussevitzky (1874-1951) Contrabajo

Pierre Monteux (1875-1964) Violín

Bruno Walter (1876-1962) Piano

Thomas Beecham (1879-1961) Piano

Leopold Stokowski (1882-1977) Organo

Otto Klemperer (1885-1973) Piano

Wilhelm Furtwängler (1886-1954) Piano

Fritz Reiner (1888-1963) Piano

Charles Munch (1891-1968) Violín


Dimitri Mitrópulos (1896-1960) Piano

George Szell (1897-1970) Piano

Eugene Ormandy (1899-1985) Violín

John Barbirolli (1899-1970) Violín/Violoncello

Herbert Von Karajan (1908-1989) Piano

Sergiu Celibidache (1912-1916) Piano


Georg Solti (1912-1997) Piano

Carlo María Giulini (1914-2005) Viola

Rafael Kubelík (1914-1996) Violín

Leonard Bernstein (1918-1990) Piano

Wolfgang Sawallisch (1923) Piano

George Prêtre (1924) Trompeta

Colin Davis (1927) Clarinete

Kurt Masur (1927) Piano

Bernard Haitink (1929) Violín

Nikolas Harnoncourt (1929) Violoncello

Andre Previn (1929) Piano

István Kertész (1929-1973) Violín

Lorin Maazel (1930) Violín

Claudio Abbado (1933) Piano

Zubin Mehta (1936) Contrabajo

Riccardo Muti (1941) Piano

Daniel Barenboim (1942) Piano

James Levine (1943) Piano

Giuseppe Sinopoli (1946-2001) Organo

Simon Rattle (1955) Piano y Violín